martes, 7 de mayo de 2013

encontrarse es un movimiento a favor de la rotación del planeta



Encontrarse es un movimiento a favor de la rotación del planeta

José Blanco


A los 20 años de EDITA


Las cinco de la mañana
A las cinco de la mañana leo tu poema de las cinco de la mañana
A las cinco de la mañana del último día del último encuentro
A las cinco de la mañana la mano aterida sujeta la penúltima copa tras el último recital,
cuando los últimos versos emulsionan junto a las últimas recomendaciones para que este encuentro no sea el último
A las cinco de la mañana todo parece proclive a la renuencia
A las cinco de la mañana las palabras penden de una estructura inestable, guiñapos
agitados por el viento de la marisma
A las cinco la mañana caminar por caminar cansa
A las cinco de la mañana, ventanas condenadas para que no las penetre algún performer
A las cinco de la mañana, vomitonas, labios prestidigitadores, bocas con reseco
A las cinco de la mañana los amigos empiezan a parecer desencuadernados
A las cinco de la mañana mejor estar solo
A las cinco de la mañana soy el escenario de tus apariciones estelares
A las cinco de la mañana, solipsismo, salitre, placeres oxidados
A las cinco de la mañana en Punta Umbría nadie contempla la exuberancia del cielo de las
cinco de la mañana, como pintado con lanzallamas por Yves Klein
A las cinco de la mañana, la risa tonta
A las cinco de la mañana, escapadas de albergue
A las cinco de la mañana las voces en el patio no terminan de dirimir la cuestión
A las cinco de la mañana, la madera aliterada de las literas
A las cinco la mañana remake de “El ángel exterminador” en la sala de estar en versión de
los editores independientes
A las cinco de la mañana, pastillas de colores, narcolepsia
A las cinco de la mañana, estigmas, mocárabes policromados, auscultación ante el espejo
A las cinco de la mañana tengo que admitir que soy un poeta de la peor clase: vulnerable y
desvestido
A las cinco de la mañana da grima ver a un poeta en calzoncillos
A las cinco la mañana deseo de ser piel roja, deseo de ser islandés, deseo de ser más bello,
deseo de ser un cangrejo con chistera, deseo de ser Pere, deseo de ser un ladrón de peras con pasamontañas, deseo de ser un obrero del arte con casco, buzo de faena y bisoñé, deseo de ser la bestia parda, como Paco Cumpián, como Eladio Horta
A las cinco la mañana, Isabel Huete, Inma Luna, Mada Alderete, Carmen Herrera, Marta Torre-
Marín: repóker de reinas
A las cinco la mañana, los MAE en procesión a Plutón
A las cinco la mañana, Bárbara Zagora
A las cinco de la mañana Flor de Loto ensaya un paso de baile imposible para las cinco de la
mañana sin despeinarse siquiera, mientras Vasito de Sake le sujeta el bolso
A las cinco de la mañana, un graffiti con espuma de afeitar sobre el espejo del baño dice:
“you are the best”, firmado: Yoko Ono
A las cinco de la mañana resulta más complicado desabrochar ciertos sujetadores que
pronunciar jitanjáfora
A las cinco de la mañana, “volando voy, volando vengo”
A las cinco de la mañana borro los mensajes de las 4:03
A las cinco de la mañana yo toqué tu corazón y tú tocaste el mío
A las cinco de la mañana leo tu poema de las cinco de la mañana y me duele porque lo
entiendo
A las cinco de la mañana del último día del último encuentro
A las cinco de la mañana, las últimas recomendaciones…, seguro que volvemos, VOLVEMOS
FIJO, es más…
A las cinco de la mañana, si nos cierran el Potemkin,
NOS QUEDAREMOS DENTRO…
A las cinco de la mañana, si nos cierran la Rosa de Pitiminí,
NOS QUEDAREMOS DENTRO…
A las cinco de la mañana, si nos cierran el Arte,
NOS QUEDAREMOS DENTRO…
A las cinco de la mañana, si nos cierran el Faro,
NOS QUEDAREMOS DENTRO…
A las cinco de la mañana, si nos cierran el Viejo Café,
NOS QUEDAREMOS DENTRO…
A las cinco de la mañana, si nos cierran el Reflejos,
NOS QUEDAREMOS DENTRO…
A las cinco de la mañana, ya puede echar la persiana el Casino:
NOSOTROS NOS
QUEDAREMOS DENTRO…

1 comentario:

  1. A las cinco de la mañana recitaste el poema más hermoso.

    ResponderEliminar